Coronación canónica de María Stma. de Gracia y Esperanza

 El 16 de septiembre de 2006 los hermanos del Huerto veían por fin cumplido su sueño de ver coronada a María Santísima de Gracia y Esperanza. El deseo de los hermanos de la Sagrada Oración en el Huerto de coronar a su titular, la dolorosa de Gracia y Esperanza no es nada nuevo. Este proyecto nació ya a finales de la década de los años 70, aunque no fue hasta principios de los 90 del pasado siglo XX cuando la junta de gobierno, arropada por miles de firmas, lanzó su primera petición para la coronación canónica. Esta tentativa a pesar de contar con un amplísimo respaldo popular no llegó a fraguar del todo, quedando postergado el expediente por parte de la autoridad eclesiástica.

Pese a ello, el anhelo de ver coronada a nuestra titular nunca se olvidó y las sucesivas juntas de gobierno que siguieron estando al frente continuaron trabajando de forma callada pero continua. Fue a la conclusión del Sínodo Diocesano cuando la junta de gobierno se empezó a replantear el tema de la coronación canónica de la Virgen y comenzó a dar los pasos necesarios para ello con la debida prudencia. Tras la coronación de la Pastora, en noviembre de 2004, y la aprobación en mayo de ese mismo año de las nuevas Normas Diocesanas para la Coronación de Imágenes de la Santísima Virgen María en la Diócesis de Cádiz y Ceuta, la hermandad retomó con más fuerza que nunca este proyecto, que relanzó definitivamente con el propósito de coronar a Gracia y Esperanza. En esta ocasión la hermandad se encontró con el decidido respaldo de nuestro Obispo, D. Antonio Ceballos Atienza, que acogió esta bella empresa con los brazos abiertos y ordenó la apertura del expediente de la coronación que en su día, en 1992, se presentó.  

Dicho informe, bastante amplio y detallado, fue actualizado y completado con nuevas aportaciones y se volvió a presentar al Obispado en otoño de 2005. El proceso, siempre con el apoyo del prelado diocesano y de nuestro director espiritual y párroco, fue avanzando en los meses siguientes y, según lo dispuesto por la normativa diocesana, pasó con éxito por todos los trámites exigidos para la coronación consiguiendo así el respaldo y los votos favorables del Consejo Pastoral Parroquial, del presbiterio del Arciprestazgo de San Fernando y de su Consejo Pastoral Arciprestal, así como del Consejo de Hermandades y Cofradías. 

Por fin la noticia más esperada por los hermanos del Huerto se dio a conocer en la mañana del domingo 26 de febrero durante la misa parroquial. El director espiritual de la hermandad y párroco de la Pastora, Francisco José Piñero Serván, dio lectura al Decreto de nuestro Obispo Diocesano por el que se aprobaba el informe presentado para la coronación canónica de Gracia y Esperanza.  

Conforme a este informe, la hermandad del Huerto se comprometió a desarrollar un proyecto catequético dirigido a los fieles con el fin de preparar a la comunidad para tal acontecimiento; un proyecto de la obra benéfica que se realizaría con motivo de la coronación, como signo de caridad fraterna; un proyecto artístico de la corona para María Santísima de Gracia y Esperanza y, por último, un proyecto de la celebración que, a requerimiento del Obispo Diocesano, tendría que desarrollarse con sencillez y austeridad, facilitando la participación de los fieles y hermanos de la cofradía.

En el aspecto social, la concesión de la coronación canónica supuso una potenciación del compromiso cristiano de la hermandad de Huerto con los más necesitados, elaborándose para ello un completo programa de acción social que incluyó una donación conjunta de sangre anual, coordinada por el Centro Regional de Transfusión Sanguínea de Cádiz que aún hoy sigue realizándose tres veces al año. Además se donó una cantidad anual a través de la “Solidaridad Spínola” para el sostenimiento del proyecto de alimentación diaria de un niño durante todo el curso escolar, proyecto desarrollado por las Hermanas Esclavas del Divino Corazón de Sevilla (orden fundada por el beato isleño Marcelo Spínola y Maestre). Así mismo, se potenció la campaña anual de “Vuelta al Cole” en la que se facilita a todos los niños de las familias acogidas a Cáritas Parroquial, el material escolar que se solicite desde su centro al comienzo del curso escolar. Por otra parte, la hermandad colaboró económicamente con la fundación Niemann Pick, asociación que investiga la rara enfermedad del mismo nombre; motivado por la triste existencia en San Fernando en esos meses de un caso de un joven fallecido aquejado de dicha dolencia. Se apostaba por continuar con la campaña de Navidad “Ninguna familia sin productos navideños" y diferentes recogidas de alimentos. También la Hermandad se comprometió a aliviar los gastos farmaceúticos que pueda tener Caritas Parroquial y de sufragar parte de los gastos de la educación de los futuros sacerdotes de nuestro seminario diocesano. Por último, la colecta del día de la Coronación fue destinada íntegramente a Cáritas Parroquial.